Cuenta corriente conjunta: Cosas que hay que considerar cuando se combinan las finanzas

Posted September 11 2017
Cuenta corriente conjunta: Cosas que hay que considerar cuando se combinan las finanzas - Blog Su dinero de PenFed

Puede que no sea la parte más divertida del matrimonio, pero es una de las partes más importantes: hablar de dinero. Ya sea que quiera discutirlo o no, los asuntos de dinero van a surgir, desde quién es responsable de las cuentas hasta cómo puede pagar ese televisor de pantalla grande. Esto puede ser una fuente de conflicto matrimonial real, y la mejor manera de evitarlo es discutirlo con anticipación.

Le presentamos cuatro cosas que debe discutir con su cónyuge antes de que sus finanzas se conviertan en peleas.

Acordar las reglas básicas financieras

Si a un cónyuge le gusta ahorrar cada centavo para un imprevisto y el otro trata cada centavo de su sueldo como dinero para gastar, la lucha financiera está a la vuelta de la esquina. No debe esperar cambiar por completo la mentalidad financiera de su cónyuge, pero debe estar preparado para establecer algunas reglas básicas.

Esto no significa que tenga que calcular cada detalle de sus finanzas: solo debe asegurarse de que ambos estén de acuerdo sobre qué hacer con su dinero. Eso podría ser tan simple como decir que después de que se paguen las facturas mensuales, ahorrará un cierto porcentaje de sus ingresos, destinará un cierto porcentaje de sus ingresos al pago de las deudas y se divertirá con lo que sobre.

Sin embargo, lo importante no es tener un conjunto de reglas estrictas: es descubrir una filosofía financiera con la que ambos puedan vivir. No se preocupe si las reglas que inicialmente propone no funcionan. Simplemente tenga otra conversación y descubra cómo hacerlo posible.

Elaborar un presupuesto familiar

Administrar dinero para una persona puede ser complicado, pero administrar dinero para dos personas puede serlo mucho más. Con dos personas que aportan y gastan dinero, es difícil controlar lo que sucede con su dinero. Es por eso que es crucial tener un presupuesto familiar.

Ya sea que use papel, una hoja de cálculo o una aplicación sofisticada, anote todas sus facturas y la cantidad que ambos gastan normalmente cada mes. Puede ser tan esquemático o tan detallado como desee: el objetivo es crear un marco en el que basar sus gastos. Si el presupuesto no funciona, o si uno de ustedes realmente quiere comprar ese televisor de pantalla grande este mes, discútanlo y decidan cómo proceder juntos.

Si bien elaborar un presupuesto suena aburrido, este es un buen momento para hablar sobre sus objetivos a largo plazo juntos. ¿Quiere irse de vacaciones a Europa? ¿Adquirir un nuevo auto? ¿Comprar la casa de sus sueños? Hable sobre ello y haga un plan para ahorrar y lograrlo.

Decidir quién paga las cuentas

No hay una respuesta correcta o incorrecta aquí. Puede hacer que uno de los cónyuges se encargue del pago total de las facturas o establecer responsabilidades específicas para saber quién hace qué (es decir, uno de ustedes administra las facturas de los teléfonos celulares y el otro se encarga del alquiler). Es importante asegurarse de que ambos sepan quién es el responsable de qué, de modo que las obligaciones financieras no queden a la deriva.

¿Deberían obtener una cuenta conjunta?

¿Estar casado significa que necesita una cuenta corriente conjunta? No necesariamente, y algunas parejas prefieren la independencia de mantener sus finanzas por separado. Sin embargo, una cuenta corriente conjunta le brinda ciertos beneficios: principalmente, que su dinero está igualmente disponible para los dos según sea necesario. Sin cuentas conjuntas, es posible que tenga que mover su dinero y hacer una división detallada de quién es responsable de qué gastos. Una cuenta conjunta significa que todo su dinero está en un solo lugar, así que no tiene que hacer malabares.

Aún así, no es el mejor enfoque para todos, especialmente para las parejas que no pueden ponerse completamente de acuerdo sobre qué hacer con su dinero. Si la forma de gastar dinero sigue acabando en disputas, mantener las cosas separadas, donde cada cónyuge es responsable de su propio dinero, puede ser la mejor medida que puede tomar. Sin embargo, también podría adoptar un enfoque híbrido: cada uno tiene cuentas para gastar su propio dinero y una cuenta conjunta para manejar los gastos mutuos.

Pero lo que sea que decida, lo importante es decidir juntos.

Considerar una cuenta corriente Access America

Ya sea que una cuenta conjunta o cuentas separadas sean adecuadas para usted, considere una cuenta corriente Access America con PenFed. Con tasas de dividendos de hasta 0.50 % del rendimiento del porcentaje anual (APY), la cuenta corriente Access America le ayuda a sacar el mayor provecho de su dinero a la vez que lo mantiene al alcance de sus manos. Y con el acceso en línea y móvil, además de más de 80 000 cajeros automáticos en todo el país, es fácil realizar sus transacciones bancarias donde sea y cuando quiera. ¡Abra una cuenta hoy!